#hijosmodernos

La importancia de una calificación escolar estriba en la información que recibes de ella. Tus hijos pasan por muchas presiones para conseguir, en ocasiones, un 6. La boleta o reporte de calificaciones es de mucha ayuda. Lo que menos importa es el número en sí. Lo más importante es el comportamiento de los números y las fechas del cambio.

La empatía es algo que necesitamos manejar muy bien los seres humanos. Al mismo tiempo las emociones, el humor y las expresiones faciales. En un mundo globalizado donde la comunicación se ha tornado remota e impersonal, se requieren otras estrategias. Es importante saber que les afecta a los niños y la forma en que les afecta. La calificación escolar es una forma de saber.

Algo que me ha permitido ayudar a mis alumnos más allá de mi materia, es precisamente interesarme en sus comportamientos. El comportamiento se refleja en la calificación escolar, en las tareas, las responsabilidades y la forma de presentarlas. Son los logros o “fracasos” los que nos hablan por ellos.

El hogar como reservorio de energía

El hogar debería ser un sitio donde se propicie la apertura para escuchar y dejar que los niños sean auténticos. Cuando esto no sucede, el salón de clases se convierte en la esperanza de ese niño. Crear un clima de apertura es una responsabilidad muy grande para maestros y padres. El asunto es que se nos olvida hacerlo. Cuando permites que los niños se comuniquen abiertamente, estás logrando que aflore su verdadero valor como individuos. «Cuando uno mantiene abierta la comunicación, abre la posibilidad de obtener lo mejor de sus alumnos y/o hijos. Una dinámica que impulsa la creatividad y la energía positiva y dinámica del grupo. (Familia o salón de clases).

Las emociones y el estado de ánimo si influye en la calificación escolar

TODO logro y esfuerzo debe ser reconocido. Si tu hijo llega con una buena calificación y le dices “que bien, ese es tu único deber”. Lo que estamos haciendo es coartar la comunicación, colapsar la empatía y desmotivar al niño. No es obligación de nadie sacar buenas notas. Debería ser la consecuencia lógica de las actividades de un niño feliz. El aprendizaje es emocional y basado en experiencias. Si en la escuela lo están haciendo bien, tu niño saldrá más que bien con sus fortalezas. Pero, además, podrás reconocer fácilmente sus áreas de oportunidad. 

Saber escuchar, clave de la empatía, también es crucial para la comunicación eficaz, tanto en casa como en el salón de clases. Si etiquetas a los niños les quitas la posibilidad de crecer. No existe el niño mentiroso que siempre inventa cosas. Hay individuos que adoptan mecanismos de defensa para protegerse. Investiga que pasa, porque te miente y cuál es el trasfondo.

Escuchar es un don debe ser parte indiscutible de la característica de un líder. Tú como padre de familia o maestro eres un líder. Según las investigaciones una persona que sabe ser líder debe cumplir con ciertas características. Las más importantes son la habilidad de escuchar, formular preguntas sagaces, ser abierto y comprensivo, no interrumpir y buscar sugerencias. Nadie tiene la verdad absoluta y los niños también pueden aportar. Cuando los chicos no son escuchados se releja en la calificación escolar.

El grupo de poder (la familia) son el relfejo de la calificación escolar

La calificación escolar es su válvula de escape y liberación de presión. Es su forma de llamar la atención. Ellos saben que tanto maestros como padres le ponen más atención al as calificaciones a la persona en sí. Eso debe cambiar y mientras más pronto lo hagamos mejores niños tendremos. Todos los seres humanos nacen genios. Los adultos matamos esa genialidad con pequeños detalles. Somos constantes en la forma de eliminar los talentos. El peor de los casos es nuestro actual sistema educativo. Mientras la política sea quien toma decisiones en la educación, difícilmente corregiremos esos errores.

Peor aún, mientras los padres de familia no se reconozcan como el grupo de poder más poderoso (la familia), nunca lo lograremos. No creo en imposibles. Sin embargo, es necesario el 1% de la población para que las energías del universo muevan los hilos del destino. Por el momento seguimos siendo una minoría con capacidad de mayoría.

Autocontrol

Un ingrediente necesario para ser líder (padre o maestro) es el autocontrol. Manejar nuestras emociones es parte de lo que aprendemos desde el vientre materno. Copiamos patrones de comportamiento. Emulamos las acciones y enseñanzas de los mayores. En esas emociones el estado de ánimo y el humor son dos situaciones que disparan químicos muy potentes al cerebro. Pueden actuar de forma positiva o negativa, dependerá de la información que llevan. Regular las emociones es una enseñanza que nos otorga papá y mamá (el ejemplo arrasa).

Serenidad y paciencia ante eventos drásticos es lo que nuestros muchachos necesitan experimentar y ver. Has tenido suficiente tiempo para mostrarles el comportamiento que se debe tener ante una pandemia mundial. Ellos deben entender que el comportamiento trae consecuencias globales. Crear conciencia es de las cosas más difíciles porque requiere mucha congruencia. Todo esto se está reflejando en la calificación escolar porque sigue siendo una exigencia y al mismo tiempo una válvula de escape.

Los cambios nos ayudan a evolucionar

No importa que tanto te esfuerces para enseñar a tus hijos responsabilidades si no eres congruente. Las clases en línea han sacado capacidades que desconocías, pero el sistema sigue siendo el mismo. No hay congruencia. Los cambios nos ayudan a evolucionar a la buena o la mala. Enfermos o sanos saldremos de este periodo de crisis sanitaria. El resultado siempre dependerá de ti. Eres el grupo de poder que dinamiza y cataliza a la sociedad. De tu casa salen las normas, las creencias, la cultura y la evolución.

Con los hijos y los alumnos poco importa nuestro estado de ánimo. Lo importante es mantener la serenidad. La mejor estrategia para tratar con los chicos es apuntar a una actitud neutral. De ese modo, nos convertimos en una pizarra en blanco, lo cual nos permite adaptarnos a lo que requiera la situación. Debemos ser maestros de la improvisación. Prejuzgar o crear ideas preconcebidas nunca ayudan en un proceso de comunicación. Recuerda, escucha y no interrumpas. Siempre hay una razón de peso por la cual la calificación escolar no fue la que esperabas.

Para los chicos esta situación de arraigo domiciliario ha sido tremenda. En el inconsciente un aislamiento se le proporciona a gente mala o enferma. Es una creencia cultural. Las reacciones del cerebro reptiliano son por propia supervivencia. Una actitud neutral nos permite involucrarnos más a fondo. Estar atentos a las situaciones y presentes en vez de apartados. Todo lo que sucede en el entorno inmediato de los niños los programa para actuar y responder. Las emociones se reflejan en una calificación escolar de forma increíble.

#hijosmodernos

Percibir es un don

Mientras no percibas lo que el otro siente, no podrás hacer una sugerencia razonable ni idear algo que ellos comprendan para ayudarlos a superar sus obstáculos. La boleta que acumula la calificación escolar, te ayuda a afinar tus antenitas y percibir situaciones delicadas que los niños no comentan. Uno de los talentos que presentan quienes son hábiles para la solución de conflictos es detectar los disturbios cuando se están gestando y tomar medidas para calmar a los involucrados. ¿Dónde crees que se aprende la solución de conflictos? ¡Exacto! En casa.

Los conflictos entre hermanos son comunes y necesarios para que aprendan a controlar sus impulsos y mediar en las diferentes situaciones. Con esto les enseñas empatía, tolerancia, comprensión, aceptación y un sinfín de atributos dignos de un líder. Los estas preparando para el futuro. Los estás armando para que logren sus objetivos sin que los obstáculos los detengan. La diplomacia es la característica más importante en la relación humana. Papá, mamá y los maestros necesitan tener tacto. Requieren la capacidad de identificar posibles conflictos y un medio excelente es la calificación escolar.

#hijosmodernos
Memoria

El contenido de tu mensaje es emocional y tus calificaciones lo demuestran

Lo importante no es lo que digan las palabras, sino lo que piensen y sientan las personas sobre ellas. Todos tenemos ideas preconcebidas acerca de lo que escuchamos o creemos. El cerebro tiene la tendencia a completar los mensajes y las imágenes. Leemos a las personas más de lo que nos damos cuenta. Las palabras van acompañadas de gesticulaciones que completan el mensaje. Tu hijo paso sus primeros 24 meses interpretando el rostro de todos los que lo rodearon. Reconoce perfectamente todos tus estados de ánimo y cuando quieres decir sí o estás a punto de gritarle. Su calificación escolar es un disparador que conoce muy bien. Los niños saben lo que quieres de ellos y cuando pueden aprovechar esa información.

Los acuerdos llevan una carga emocional importante. Las personas involucradas se sienten parte de la negociación cuando se llegan a acuerdos. Eso las compromete y las hace sentirse parte de algo. Los acuerdos dan pertenencia a los jóvenes. Ellos deben sentir que tomaron parte activa en una situación en particular y fueron parte importante de la solución. La habilidad para negociar es de obvia importancia para la excelencia en profesiones tales como el magisterio, la abogacía y la diplomacia. Sin embargo, para todos los que pertenecen a un grupo de personas, cualquiera que sea su giro, requieren este tipo de habilidades. El primer grupo de personas más importante es la familia.

Si algo en la vida te da oportunidades para negociar con tus hijos es la calificación escolar. Su carga emotiva es increíblemente grande. Aprovecha todos los años escolares para formar a tu hijo en todas las áreas importantes de la vida. Los conocimientos nunca son lo más importante. Ellos tienen que formas su carácter, su personalidad y saber cuál es su dínamo para sentirse motivados. El contenido de la información es irrelevante si no tiene sentido en la vida del ser humano. Busca darle ese enfoque y tendrás un ser humano feliz.

La familia es el grupo de poder más importante e influyente sobre cualquier ser humano.
De ti depende lo que logres con cada uno de los integrantes. Cuando educas a tus hijos ellos cambian y tú también Eso es educar en paralelo. Gracias por suscribirte y comentar
× Â¿Cómo puedo ayudarte?