pies

Hijos modernos

Hijos modernos es un concepto permanente. Cuando hablamos de modernidad, sobre todo en el tema parental, las personas creen que hablamos del último celular, la libertad, que los niños hagan lo que quieran y que a temprana edad tomen sus propios riesgos y decisiones. Nada más alejado de la realidad. Ser un padre moderno es uno que está completamente involucrado en el desarrollo integral de sus hijos, se convierte en un líder dándole a cada miembro de la familia su justo lugar e importancia.

La juventud (hijos modernos) es una hoja de doble filo, puede catapultarte al exterior o hundirte en el inframundo. Todo depende de tus opciones y tus recursos parentales.

Es realmente triste ver, sentir y escuchar como nuestros hijos modernos se están quedando en el camino sin lograr el éxito o llegar a concretar su plan de vida. Son demasiados suicidios o asesinatos que nos están exigiendo cambios verdaderos en la crianza y formación de nuestros hijos modernos. Soy una madre y una profesora preocupada por darles a los niños y adolescentes una mejor oportunidad de desarrollo. Deseo compartir algunas alternativas que harán que tu hijo adolescente se recupere rápidamente de esta etapa de transformación y retome el camino para lograr su propósito de vida, ser feliz. Para lograrlo sólo hace falta que a ti padre y madre te interese participar de éste gran proceso. Aquí, a través de esta información te ayudamos y te acompañamos para que lo logres.

Bienvenido yo soy Zelidéh López. Es un placer estar contigo en estos breves, pero intensos minutos. Esperamos que todo lo que compartimos contigo pueda ser de utilidad. Si deseas más información la puedes obtener en el libro que les da sustento a estos temas “Educando desde la concepción un camino seguro a la felicidad que puedes obtener en Amazon.com

Durante todos mis años de estudio me he cuestionado, si todos los seres humanos nacemos genios ¿qué nos aleja del poder creativo que todo ser humanos tiene potencialmente incorporado en el sistema cognitivo?

La creatividad es una forma de vida, todo el tiempo y en todo momento estamos creando, pero creamos sin ser conscientes de lo que pretendemos o hacia donde queremos llegar. Es muy fácil hacer consciente un proceso creativo y cómo éste te ayuda para lograr tus objetivos, alcanzar tus metas y llegar a la cima de tus sueños.

Recorramos juntos estos contenidos de hijos modernos que irán desgajando los paradigmas culturales y educativos que nos permiten explorar ese gran potencial guardado en la maravillosa masa encefálica llamada cerebro. Un órgano intrínsecamente relacionado con el corazón y el espíritu, lo que nos da una mente, una mente creativa y productiva.

Los hijos modernos, (chicos y chicas), que son la semilla en germinación del planeta Tierra, con un potencial inimaginable, son la base del cambio que necesitamos para mejorar nuestro planeta, los procesos productivos, administrativos, sociales, religiosos y políticos de todo el mundo. Ellos son los que están creando una nueva cultura y si no nos involucramos repetirán nuestros errores, desaparecerá la sociedad nuclear llamada la familia y será sustituida por la tecnología y los amigos invisibles. Es el momento de actuar y encontrar soluciones alternativas para que cada uno de nuestros hijos modernos encuentre su propio camino, pero que, además, lo hagan entregando al mundo su capacidad, su creatividad y sobre todo su amor.

Cuando las personas encontramos y potenciamos nuestro talento nato, la misión que demos cumplir, los dones que recibimos y los desarrollamos con amor, trabajamos con pasión y entusiasmo, nada nos agota y queremos dar más de nosotros. Ese es el propósito principal de este tema, ayudarte a encontrar tu camino de tal manera que puedas aprender de ti para que puedas dar de ti. Cuando estamos llenos de algo lo podemos dar y regalar.

La motivación para escribir estas líneas y compartirlas contigo, son mis hijos, mis nietos, mis alumnos adolescentes y todos aquellos padres que ya han recorrido este camino conmigo, dándome retroalimentación y permitiéndome transmitir miles de experiencias que pueden ser tomadas como bellos ejemplos de crecimiento familiar. Ellos me han dado tanto que la única forma de ser recíproco es darles a todos los conocimientos que durante años me han ofrecido sin pedir nada a cambio. Mi experiencia como profesora y orientadora de jóvenes me ha abierto un abanico de posibilidades e información que los niños y adolescentes (hijos modernos) necesitan que sea transmitida.

He trabajado con el proceso de aprendizaje acelerado durante muchos años, con el principio de física cuántica y la plasticidad neuronal que establece claramente que todo en la vida es posible desde el ojo del observador. Es hora de hacer que cada niño sea su propio observador y decida dónde quiere materializar su realidad y bajo qué condiciones.

Las maravillas que se logran prestando atención al desarrollo integral y personal de cada hijo moderno es indescriptible. En este sumario ellos se convierten en maestros y alumnos, enseñan y aprenden, potencializan sus inteligencias y se vuelven individuos productivos con niveles de genialidad dentro de su área de desarrollo y sus áreas de oportunidad para ser potenciadas. Así mismo, me mueve el interés de compartir con los padres de familia los resultados de las investigaciones de campo que he obtenido en la puesta en práctica de las herramientas de aprendizaje acelerado, PNL y taller para padres de familia.

Hoy en día es una modalidad trabajar con mapas mentales, inteligencias múltiples, aprendizajes por competencias y escuelas de calidad. Sin embargo, estas modalidades sólo son algunos eslabones de la gran cadena de estrategias requeridas para darle un giro a la educación en términos generales.

Cuando hablamos de educación no solo son maestros, directivos y alumnos. La parte más importante del sistema educativo o el eslabón del éxito son los padres de familia. “Hijos modernos necesitan Padres modernos”, es el título de esta organización dedicada precisamente a fomentar y crear ese enlace tan importante entre la escuela y la comunidad, recordando que la base de la sociedad es la familia, cuando la familia se involucra en el desarrollo cognitivo y cultural de los hijos creamos una sociedad más fuerte y competitiva.

El propósito de todo mi trabajo de investigación es ayudar a recordar a los seres humanos que cruzan mi camino, que una vez que hacemos memoria y traemos al consciente que el poder del pensamiento y las palabras determinan nuestra realidad y afectan positiva o negativamente las vidas de todos los seres humanos; hasta entonces estaremos listos para entender y aplicar dos principios fundamentales establecidos bíblicamente: Ama a tu prójimo como a ti mismo. En Mateo 6:22 y 23 dice:

“El ojo es la lámpara del cuerpo”. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. 23 “Pero si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad!”

Recorramos juntos el camino para entender, comprender y aplicar todo el poder y ese gran potencial guardado en la maravillosa masa encefálica llamada cerebro y la conexión electromagnética con el corazón y la fuente de toda energía cuántica, la glándula pineal. Cuerpo-mente y espíritu en acción.

Nunca el hombre podrá ser más de lo que concibe su mente.

hablemos de las Características de los adolescentes y la influencia de la estructura cerebral

Empezaré por decirte que tratar de trabajar, convivir y aprender de los adolescentes (nuestros hijos modernos)es todo un reto a nuestra inteligencia, paciencia y sobre todo sabiduría. Ellos siempre encuentran una forma creativa de saltarse las reglas y vivir de acuerdo a sus convicciones y creencias. De ahí que la definición de adolescente sea tan variada.

Podemos definir adolescente o hijo moderno, como un proceso donde los jóvenes adolecen, pero a mi parecer es más correcto decir que son más inquietos, intuitivos, creativos, inquisidores y buscadores natos. La adolescencia es el paso donde nos convertimos en lo que ahora somos tú, yo y las personas en general, pero sobre todo de los grandes genios. La palabra adolescente en sí, proviene del latín adolescere que significa crecimiento, desarrollo, etcétera. Así es, nuestros chicos “raros”, “temibles”, descontextualizados sólo están en desarrollo y crecimiento. Son nuestros hijos modernos en el hoy y ahora. 

Es posible encontrar muchas definiciones psicológicas, biológicas y antropológicas que te explican su visión de la adolescencia, que desde mi muy particular punto de vista y con todo respeto, pienso que los etiqueta. Yo te voy a dar lo que he aprendido en 23 años de trabajar con ellos, aplicar las estrategias de PNL, navegar en la estructura cerebral y neuronal, además de poner en práctica lo que voy a compartir contigo. Es una opción diferente que he creado durante estos años y que me ha dado excelentes resultados a la hora de trasmitirlo a los padres, a los alumnos y a los maestros.

Antes de entrar en detalle acerca de la adolescencia te invito a hacer un ejercicio retrospectivo que nos lleva al momento de la concepción de tu hijo. No importa si el primero o el último, este ejercicio retrospectivo da resultados diferentes con cada hijo moderno.

Antes de concebir a tu hijo o engendrarlo, hay un antecedente para que la madre o el padre conocieran a la pareja, sin importar las circunstancias se unieron sexualmente y se concibió un huevo que se desarrolló en feto y finalmente en lo que ahora es tu hijo(a). Cuando ese acto sexual se realiza, generalmente es un acto recíproco y habitualmente sin pensar que habrá un producto de ese acto de amor. Cuando el cigoto se desarrolla ocurren dos maravillas casi de inmediato. Lo primero es que se forma el tubo neural, esto ocurre aproximadamente a los 18 días de concebido el bebé lo que más adelante será el cerebro y otras estructuras del cuerpo. A los 28 días de forjado inicia el ritmo cardiaco, el corazón empieza a bombear sangre para abastecer primeramente a la glándula pineal y al resto del cuerpo en desarrollo. Pero lo más maravilloso de todo es que el corazón no es una bomba de sangre, sino un cerebro independiente que controla y ayuda las acciones necesarias para que el feto se siga desarrollando y creciendo. El corazón es el dínamo de la vida, creando una barrera electromagnética que, entre muchas otras cosas, resguarda al bebé en desarrollo. El corazón es autónomo y no necesita del cerebro para trabajar, la prueba está en que inicia su trabajo antes de que el cerebro se forme. En la quinta semana (treinta y cinco días más o menos) se forman las amígdalas, la cajita de pandora como yo le digo. Esta cajita de pandora juega un papel muy importante durante la adolescencia según mi teoría del comportamiento, más adelante te explico de que se trata. En la séptima semana (cuarenta y nueve días aproximadamente) aparece la glándula pineal. Esta glándula es tan importante que recibe una gran cantidad de sangre que, si la comparamos con el resto de los órganos del cuerpo, es el segundo órgano más importante en recibir el mayor aporte sanguíneo del cuerpo, los primeros en recibir grandes cantidades de sangre son los riñones.

La glándula pineal la podemos comparar con un receptor electromagnético, éste receptor capta las señales eléctricas que generan las emociones y traduce nuestros pensamientos archivándolos y generando registros de información que más tarde te van a servir. Este espectro magnético está conectado con el mundo exterior de manera universal e interactúa con el cerebro de muchas formas. Las emociones también son procesadas por la amígdala, por eso la relación entre ellas es de suma importancia. Aunque la glándula pineal o epífisis tiene muchas otras funciones muy importantes, Sin embargo, para efectos de esta explicación, de momento, no hace falta entrar en detalles.

Estos órganos o estructuras son potencialmente importantes porque son fundamentalmente los que van a determinar la vida de nuestro bebé en desarrollo. Cuando tienes cuarenta y nueve días, un poco más de un mes, probablemente ni siquiera sepas que estas esperando un hermoso crío. En estos cuarenta y nueve días ya tenemos lo que será el cerebro, el corazón latiendo y el centro de energía más importante del ser humano durante toda su vida, además de la cajita de Pandora (amígdalas).

La cajita de Pandora, con los chicos adolecentes, se convierte en el centro de información inconsciente más importante del ser humano. En esta etapa hay un periodo de dónde surgirán recuerdos sensoriales, emocionales, sonoros, cognitivos, éticos, morales, valores y todo lo que te encargaste de sembrar o no, durante los primeros 10 años de vida de tu hijo.

Continuaremos con este apasionante tema de la pubertad y la adolescencia en el siguiente capítulo. Si te alejas mucho de nosotros, recuerda que cuando gustes, estamos para apoyarte. Nos puedes encontrar a través de todas nuestras redes sociales con el #hijosmodernos o en la página web padresmodernos.com

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?