padresmodernos.com
padresmodernos.com

By Zelidéh López

Enseñar a aprender es un proceso neurológico importante ¿estás listo?

Enseñar a aprender es un proceso neurológico importante ¿estás listo? Muchos padres de familia creemos que podemos. Sin embargo, existen procesos naturales en el desarrollo neuronal de nuestros hijos que nos rebasan. Por eso queremos tener un tiempo compartido. Cuando estás aquí y lees lo que compartimos, nos sentimos cerca de ti. Te acompañamos y pretendemos ayudarte y apoyarte durante la formación de tu familia. Enseñar a un ser humano es algo complejo y requiere adecuaciones para cada individuo.

Enseñar a pensar requiere un medio afectivo, tranquilo y estimulante que les permita relacionar su contexto sociocultural y familiar. Es necesario que los padres trabajen juntamente con los profesores y conozcan el proceso natural y neurológico de aprender de un niño desde su concepción.

NO HAY NOSTALGIA PEOR QUE AÑORAR LO QUE NUNCA JAMÁS SUCEDIÓ. (JOAQUÍN SABINA

Joaquín Sabines

Educar con intención

Educar desde la concepción es enseñar a los padres el valor de la lectura, la música, los sonidos, las emociones, el juego y la alimentación. La lectura, la escritura y los procesos de construcción matemática, son experiencias proactivas de la primera infancia.

 Conocer la manera eficaz de estimular conexiones neuronales, es potenciar el cerebro humano al máximo y de manera natural para que aprenda a aprender y aprenda a pensar, aún antes de nacer.

Padres, maestros y alumnos necesitan conocer cuáles son las inteligencias que de manera natural han desarrollado (Howard Gardner), cuál es su zona de desarrollo próximo (Lev Vygotsky), cuáles son las características psicoemocionales que integran su personalidad (Piaget, Gardner), cuál es su forma natural de comunicarse y aprender (Estilos de aprendizaje en el modelo V.A.K Dunn y Dunn), etcétera.

Estos y otros factores ayudan y promueven el desarrollo cognitivo de acuerdo con sus potenciales y habilidades natas. Lograr que esto suceda va a repercutir positivamente en la familia, la comunidad, la sociedad, la cultura y por ende la nación se verá ampliamente beneficiada.

Finalmente caminaremos hacia un mismo objetivo visualizando un horizonte donde todos somos ganadores. Educar desde la concepción es estar consciente que los factores emocionales son el insumo más importante para el desarrollo neurocognitivo y psicoemocional del ser humano.

Involucrar a los padres de familia, a la comunidad educativa y a la sociedad en general, asegura una educación acorde a las necesidades políticas, sociales, económicas y culturales del siglo XXI.

La adversidad nos enseña a aprender

La intención de este día es compartirte que nada hay que te aleje del camino que trazaste en tu vida desde el momento que fuiste concebido.

Hay inconvenientes, tropiezos, enfermedad, dolor, traición, abandono, ultrajes, pobreza y cada una de éstas tristes vivencias, son regalos de maduración, automotivación, fuerza, intención, empeño, fortaleza y determinación.

El ser humano viene de una célula primigenia cargada de historia. Una célula que fue dejando su huella a través de la estructura genética (ADN) y acumulando un linaje que ahora te pertenece y que tú seguirás escribiendo, transformando y heredando a tus sucesores.

Una herencia capaz de transmutar de acuerdo con tus emociones, tus pensamientos, tus sentimientos y tus acciones. Esta célula tiene un origen desconocido. Sabemos que guarda un mecanismo dual que requiere dos gametos; uno femenino (óvulo) y otro masculino (espermatozoide).

 Ambas estructuras traen consigo la historia universal de tu estirpe. Una línea que se subdivide eternamente en el tiempo. Eres la acumulación de todas las sangres que componen tu mapa genético y único.

Tú código genético no te determina

Los nimios escalones llamados genes tienen el potencial de darte poderes inimaginables que irás descubriendo a lo largo de tu vida. La clave para descifrar el código es tu mente, tu corazón. Usa las vibraciones electroquímicas que emanan de un órgano capaz de bombear sangre desde los veintidós días que fuiste concebido. Un mecanismos que dura hasta el final de una vida. Es en ese momento que empiezan a aprender, a educarse y grabar información.

Sólo necesitas que exista el milagro de la fecundación. Dos gametos fundidos en una célula que se irá dividiendo exponencialmente hasta formar un maravilloso, frágil y diminuto cuerpo humano construido en amor y fortalecido por las emociones. Un cuerpo compuesto por sesenta billones de células diferenciadas que trabajan al unísono.

La fecundación también es un proceso de aprendizaje

Para que ocurra un proceso de fecundación y el nuevo ser tenga una esencia única, hay toda una historia detrás que se repite generación tras generación. Información grabada y por la cual aprenden ciertas cosas. Ocurre en cada mujer y hombre que deciden unir sus vidas. Un proceso que fue planeado durante la creación misma.

La mente universal creo todo con una exactitud perfecta, mediante un proceso, paso a paso, sin apresurarse. Se dice que antes de nacer tú escoges a tus padres porque estos tienen las características genéticas y espirituales necesarias que te ayudarán a cumplir tu propósito. Es la razón por la cual tu alma requiere un cuerpo perfecto.  Es la intención por la cual vives tu vida de cierta manera, para alcanzar la visión que fue sembrada en tu corazón. Tus aprendizajes te llevarán a la concreción de plan.

La visión es aquello en que piensas todo el tiempo, que te emociona, donde el tiempo no existe, te apasiona y te hace sentir único. Vienes de un padre y una madre con historia que se suma a la tuya. Una pareja que se unió en diferentes circunstancias y como resultado viniste a este mundo a cumplir una tarea. Estás programada para aprender aquello que complemente tu plan. Tienes un propósito y una intención para existir.

Para que una pareja se una en matrimonio debe tener muchas cosas en común y ser complementarios. Este complemento no quiere decir que sean iguales o que uno tiene lo que al otro le falta; muy por el contrario. Eliges tu pareja antes de conocerla porque planeaste una vida con él o ella. Creaste una imagen de acuerdo con tus necesidades, fortalezas y áreas de oportunidad. Es decir es la primera persona que te dará aprendizajes y al mismo tiempo le enseñarás cuáles son tus dones y talentos.

La vida en pareja te da todo aquello que te fortalece y te anima, o pone aquello que requieres aprender y enseñar para hacer visible lo que necesitas trabajar para cumplir tu misión de vida y potenciar tus talentos. Es decir, adquieres una compañía no una muleta.

La intención de un matrimonio es formar un equilibrio, una unidad perfecta que al unirse forme una sociedad, con un deseo o proyecto personal y otro familiar. No te anula como persona, te edifica como ser humano porque aprendes a compartir tu espacio vital. Te convierte en un líder natural. En una célula indispensable para que la humanidad crezca. Por esta razón la familia es la unidad básica de la sociedad.

El hombre y la mujer se unen para concebir y crear la raza humana. Preservar la vida y reestablecer el orden es la tarea que se nos dio desde el inicio de los tiempos. Hay una intención única cuando has decido ser madre y padre. No hay una obligación unilateral, hay un compromiso dual donde las parejas tienen papeles complejos y muy definidos para criar a un ser humano.

Educarlo inicia desde el momento de la eyaculación, cuando has engendrado un hijo. En el mismo acto sexual que tiene como resultado la posibilidad de fecundar un ser humano que viene con un espíritu libre y que te ha escogido por razones muy específicas. Continuaremos con más.

Te espero aquí todos los días con algo nuevo para cambiar tu mente y aumentar tu plasticidad cerebral. Yo soy Zelideh Lopez y me encanta compartir contigo.

Busca todos nuestros recursos en padresmodernos.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?