¿Cómo se genera el comportamiento? Cambio de malos hábitos

Es un placer saludarte y estar contigo en este trayecto. Sin importar si estás en el trabajo, o esperando a los niños en la escuela, de visita, de paseo o de fiesta, el teléfono celular es un excelente recurso para leer, escuchar y aprender porque pone en alerta todos nuestros sistemas sensitivos. Los teléfonos inteligentes son la sensación y escuela para padres de padresmdoernos.com está siempre a la vanguardia en información y sugerencias para mejorar la educación integral de tus hijos. Yo soy Zelidéh López bienvenido a hijos modernos-padres modernos. Hoy hablaremos del comportamiento y cómo se genera en el embarazo.
despedida
Zelidéh López
Orientadora familiar

Los maestros y los padres de familia sabemos, sobradamente, que tratar de cambiar una mala conducta a través de agresiones, malas palabras, gritos o castigos; es completamente difícil y deja demasiado resentimiento en el corazón de los niños. Estas estrategias sólo funcionan como un parche momentáneo, de esos que cuesta trabajo arrancar sin llevarte la piel. Sin embargo, para nada son efectivas cuando la mala conducta se incrementa o permanece por períodos más largos.

Toda mala conducta, generalmente, tiene una historia detrás de ésta, es decir, los niños no se portan mal porque sí. El comportamiento es aprendido y generado cómo reacción al medio ambiente que lo rodea. Por esta razón debe ser tratado desde otro nivel; el de las capacidades, las creencias, las experiencias, la socialización, y sobre todo la dinámica familiar.

Lo primero que siempre hay que identificar es el tipo de embarazo que tuviste con ese hijo que te está dando tantos problemas. En el libro de Educando desde la concepción que puedes obtener en Amazon.com, hay una serie de preguntas guías que te ayudan a identificar ese tipo de situaciones. En ocasiones los padres creemos que hemos tenido un embarazo divino. Sin embargo, puede haber, en el inconsciente, situaciones que se nos escapan pero que nos están afectando. Sobre todo, si fue un embarazo que te costó mucho trabajo, si eres primeriza y todo te da miedo, si tienes dificultades con tu pareja, si estás en conflicto porque crees que tienes que elegir entre cuidarte o cuidar a tu pariente enfermo, en fin, hay miles de situaciones que nos cuesta trabajo identificar y que son importantes, sobre todo los primeros 28 días del embarazo.

Aunado a esas situaciones, es muy sustancial identificar si tus circunstancias de vida personal y de crianza, están provocando que seas autobiográfico y provoque, que, sin darte cuenta, estés agrediendo a tu hijo con el afán de educarlo, enseñarlo o inculcarle valores. Es muy delgada la línea de estimulación entre las emociones y las reacciones del cerebro reptiliano. En el siguiente artículo te voy a explicar un poco en qué consisten estos tres cerebros y cómo reaccionan cada uno de ellos al medio ambiente.

La solución de un problema, siempre se encuentra en un nivel superior, diferente en el que se manifiesta. Es decir, la hiperactividad, el mal comportamiento, el bajo rendimiento académico, la falta de concentración y muchas otras circunstancias del desarrollo suceden desde el embarazo y se manifiestan durante la infancia o la adolescencia. La manera más asertiva de abordar una situación de comportamiento es irte al evento que lo generó. Para corregirlo hay que ir a la raíz del problema. La pregunta sería ¿Qué estaba pasando en tu vida cuando inició el embarazo de ese hijo?

 Si ya identificamos que los primeros 21 días son fundamentales, la realidad es que, en ocasiones, no sabemos que estamos esperando un bebé sino hasta dos meses después cuando el periodo sensible ya pasó. Eso no te hace responsable de los acontecimientos, solo te da información de que algo hay que arreglar antes de que se convierta en un problema. Eso es lo que buscamos, darte información suficiente para que cambies el entramado neuronal de tu bebé, tu hijo o tu adolescente o incluso tus propias respuestas

El embarazo es la incubadora de todas las reacciones emocionales y cognitivas que tendrá nuestro hijo desde el momento en que nace. El estrés, generador del cortisol, se manifiesta en el cuerpo humano a través de enfermedades, depresiones, o comportamientos negativos. En el neonato, se interrumpe su desarrollo neurocognitivo, por no ser un proceso vital. El bebé no tiene manera de lidiar con un químico tan potente, de tal manera que reacciona con todas sus fuerzas para preservar la vida y cuidar de sus órganos vitales; el sistema nervioso no lo es. Es por esta razón que el comportamiento, el aprendizaje, la conducta y muchas otras cosas que dependen del sistema nervioso, se vean tan gravemente afectados.

El segundo indicador de por qué somos como somos, es el parto. El parto determina la personalidad y el carácter. En PNL decimos que, si tuviste un parto prematuro, tu bebé no terminó sus procesos y necesitará ayuda para concluir sus proyectos o sus planes. Los partos prematuros también responden a las emociones o los pensamientos de la madre. Si tienes un embarazo difícil y ya quieres que tu bebé nazca, eso puede provocar un parto prematuro. Te puede pasar como a mí que ya no tenía tejido de sostén y mi hijo respiró antes de nacer y fue necesario hacer cesárea. ¿Fui responsable? Por supuesto que no, pero ahora sé que tenía que ayudarle a terminar su proceso de parto a través del parto sónico, el abrazo que da salir por el conducto vaginal, mis primeras palabras, el latido de mi corazón, todas las cosas que no hice y que son imprescindibles.

Si el parto fue tardío, serán chicos que se tomen demasiado tiempo en tomar decisiones y requieren mucho impulso y motivación. Cada situación y cada hijo es particular. Sin importar que son la misma mamá y el mismo padre, el óvulo, el espermatozoide y las circunstancias del coito y la gestación son diferentes y con eso es suficiente para que las cadenas de ADN que se están construyendo sean diferentes y den resultados tan distintos. Una padre nuca debe compara a sus hijos entre sí porque está atentando contra la propia naturaleza. Pero cuantos padres existimos en el mundo que usamos esa frase tan dañina “por qué no eres como…”

También hay circunstancias que retrasan el parto. Se vale inducirlo o si es muy necesario sacarlo con ayuda de cesárea u otro método. Lo que debemos tomar en cuenta es que esa experiencia es traumática y debemos solucionarla de inmediato. El parto por si solo es traumático para el bebé. Sí sufre dolor y se agota tanto como la madre. La diferencia es que ellos vienen genéticamente preparados para ese momento y nosotras nos olvidamos de que estamos listas para parir, pero el dolor o más bien el miedo a sufrir nos gana. Eso sucede porque desconocemos muchas cosas que pasan en el embarazo y durante el momento del nacimiento.

Se sabe que la cesárea promueve que un bebé nazca con déficit de atención, lento aprendizaje o hiperactividad. Decidir el parto por cesárea es una decisión difícil cuando es necesaria. La que no debería existir es la que tomamos solo para no parir chayotes como dice el dicho. ¿Duele? ¡claro que duele! Pero el control del dolor lo tenemos instaurado en el cerebro. Hay que prepararnos mental y físicamente para este evento de minutos que redundará en toda una vida humana.

Hay culturas donde las madres paren en el río mientras lavan, tienen al bebé, lo limpian lo cubren, lo alimentan y siguen sus labores. Eso es cultura, preparación, condición humana. Lo que puede hacer un ser humano común y corriente lo puede hacer cualquiera. Por eso en PNL decimos si tú puedes hacerlo yo también. Esa es la base de los modelos a seguir y del coaching.

Las emociones de la madre, sus gustos, pensamientos, sufrimientos y alegrías, son transmitidas al bebé de forma directa y almacenadas en la amígdala cerebral (la cajita de Pandora). Cuando un niño empieza a manifestar mal comportamiento desde muy pequeño, es un indicador acerca de que el medio ambiente familiar no es el adecuado o algo está pasando en su vida que lo está alterando y requerimos hacer cambios inmediatos si no queremos que esto se convierta en un problema.

Hay señales muy claras sobre un comportamiento inquieto normal y uno patológico. Simplemente tu niño se convierte en otro. Ya no juega, ya no sonríe, se aísla, es agresivo, no habla o pasa muchas horas encerrado en su cuarto con los videojuegos. Los papás ignoramos las señales porque creemos que se les pasará o que es parte de la vida. El acoso comienza en casa por lo que el acoso escolar se convierte en un evento intolerable y generador de agresión o abuso. Generalmente un niño que molesta es un niño molestado. 

Cuando usamos palaras como “eres un tonto” eres esto… u lo otro… atentamos contra la dignidad y el ser. Eso deja una herida muy dura de curar porque lastimas el alma, el espíritu y van a una parte muy interna del cerebro que involucra muchas conexiones neuronales. Borrarlo cuesta el doble de trabajo que cualquier otra situación y mucho tiempo de terapia.  Son tantas las cosas que pueden ocasionar el mal comportamiento, que como te dije, es imprescindible irse a la raíz y las particularidades del problema.

Los niños no reaccionan a lo que tienen grabado en la amígdala, sino hasta la pubertad, de tal manera que si antes de esa edad tienes un niño que pelea constantemente, muerde, pega, hace berrinches, se golpea o se auto infringe daño, papá y mamá necesitan hacer un análisis de su vida familiar, social, del entorno donde se está desarrollando su hijo y las posibles cusas que lo están provocando.  

Un maestro, por ser un modelo para seguir, una autoridad y la influencia inmediata de los niños, puede ocasionar daños emocionales severos cuando castiga, aísla o etiqueta a un niño. Es muy delicado decir que el niño no aprende o que tiene hiperactividad o sugerir que requiere medicación. Simplemente un maestro de ninguna manera está preparado o autorizado para este tipo de comentarios. Desafortunadamente en mi consulta hay demasiadas mamás que asisten porque la maestra o el maestro le dijo que su niño no aprende y requiere medicamentos. Eso no es verdad.

Un padre debe saber que hay un procedimiento para determinar si el niño tiene algún problema. Las únicas autorizadas para recomendar la intervención de un médico son los psicólogos que fungen como consejeros o diagnostican una situación de educación especial. Ahora bien, el único que pude decir que su hijo tiene un problema es el doctor.

Como yo lo veo el primer paso es descartar problemas a nivel neuronal, eso lo hace un neurólogo. Si no hay una causa biológica, me voy con especialista en conducta para identificar que está provocando que mi hijo sea distraído, inquieto, etcétera. Puede ser tan siempre como que es kinestésico y necesita moverse para aprender. Dicho sea de paso, todos los niños necesitan moverse, descansar y consolidar los aprendizajes después de 10 minutos de clase.

Hay mucho que aprender. En el próximo capítulo hablaremos de la necesidad de una escuela para padres y sus beneficios. Un padre de familia necesita estar actualizado en muchos temas como neurociencias, psicología, desarrollo humano, comunicación, comportamiento y tantas otros que nos ayudan a ser padres asertivos.

El éxito de un ser humano se construye desde el noviazgo. Con las opciones correctas y mediante un plan de vida muy bien fundamentado.

Nos encontramos con más de esto en el próximo podcast, artículo o conferencia de escuela para padres Hijos Modernos Necesitan Padres Modernos con el programa basado en el libro Educando desde la concepción”. El libro lo puedes adquirir en amazon.com Puedes ubicar todas nuestras redes sociales con el #hijosmodernos Si necesitas una consulta personalizada nos puedes contactar en el correo de padresmodernos.com Todos somos #padresmodernos y estamos educando en paralelo. Gracias y hasta la próxima dónde te ofrecemos más pistas para mejorar tus estrategias educativas en casa. Gracias por compartir. Se despide por este día tu amiga Zelidéh López
despedida
Zelidéh López
Orientadora familiar

Deja un comentario